ancient computing

hector llanquín

     EXPLORAR
    • 01
    • 02

Inspirado en la explotación tecnológica, las nuevas mitologías y el futurismo, este proyecto en desarrollo, construye una suerte de parque temático sobre la cultura informática. Una isla-computadora virtual, rodeada de vegetación sintética y múltiples piezas de hardware, constituye una geografía híbrida a ser explorada. Un entorno navegable en 3D que invita a descubrir una variedad de obras digitales dispuestas en el complejo paisaje artificial. Fueron convocados algunos artistas quienes donaron sus obras para formar parte de este sito/aplicación. Creaciones que cuestionan sobre la computación, la banda ancha y la posición del artista frente a estas tecnologías. Ancient Computing es un juego donde se atraviesan diferentes niveles de un ecosistema evolutivo, de exploración artística. Un recorrido no lineal, intuitivo y fragmentado en un sitio de ciber-arqueología cargado de imaginería tecnológica, primitiva, obsoleta. Un retiro espiritual de culto a la red y sus manifestaciones a través del tiempo. Portal hacia la reflexión sobre las artes en código binario, su sustento tecnológico y su conexión con otras culturas. Este trabajo replantea los modelos expositivos que, a través de una particular estrategia curatorial, conforman un experimental contexto de exhibición. Una propuesta de fetichismo electrónico, de registro histórico y de difusión artística. Seguramente una fuente de entretenimiento y estudio para civilizaciones futuras.

Ancient Computing(2012)

Proyecto curatorial iniciado a mediados del 2012 que mediante el uso de herramientas para generar entornos 3d se cuestiona y replantea los modelos expositivos y estrategias curatoriales en el ambito del internet y la era del usuario. Consiste en un videojuego que funciona como espacio expositivo en el cual las obras conviven o forman parte de un ecosistema el cual esta constituido por donaciones de artistas y modelos 3d tomados de comunidades web dedicadas al modelado 3d y foros de arquitectura.

Donaciones por: Andrew Rutherdale, Clifford Sage, Delia Beatriz Martinez, Felix Blume, Iain Ball, Sergio Recabarren, Tomás Diaz Cedeño, Camila Sotomayor, IL TARIQ, Michael Taylor, Textfiles.com, dddrew, Panteros666, 333 Boyz*, HDXD, German Army*, a i r s p o r t s*
(*) Bandas cortesia de AMDISCS label.

www.ancientcomputing.org

AC-R1-WIN.zip | Windows | 193 MB
AC-R1-MAC.zip | OSX | 193 MB

Requerimientos: mouse o teclado: [w]: adelante; [a]: izquierda, [d]: derecha, [s]: atras, [barra espaciadora]: salto, [z]: zoom.

Hector Llanquín

En sus propuestas conviven la estética del error, el techno animismo, las teorías de conspiración, internet y su relación con los imaginarios latinoamericanos. Es creador de un imaginario que deja ver las tensiones entre modernización y tradición, las civilizaciones perdidas, toda clase de ovnis y criaturas extraterrestres, entre otros. Su obra se conforma como un conjunto de nodos –tomando las palabras del sociólogo Zygmunt Bauman- donde interactúan la modernidad sólida (espíritu moderno, racional) y la modernidad líquida (transitoriedad, desregulación, ubicuidad neoliberal). El rasgo común que aúna las distintas obras es el trabajo sobre medios digitales y su circulación tanto en espacios virtuales como en museos y galerías de arte. En 2003, Llanquín conformó, junto a Ricardo Aguirre (Homúnculo) y Adrián Valenzuela, el netlabel Cumshot Records, caracterizado por una estética latinoamericana de corte neovanguardista, con un fuerte sentido crítico a la situación sociocultural chilena. En 2005, junto a sus compañeros de sello, son invitados a formar parte de la representación de Chile en la V Bienal del Mercosur y presentaron, bajo el nombre Colectivo Cumshot, una intervención radial y una instalación sonora, que en conjunto fue titulada “La transferencia positiva”. Durante 2007, y animado por motivaciones distintas a Cumshot, Llanquín abandonó su participación en el colectivo, formando el proyecto multimedia Megajoy. Se presentó en vivo en variados eventos de Santiago de Chile, acompañado de Irina La Loca (actriz y cantante chilena). Sus shows se caracterizan por la confluencia entre videos reciclados, múltiples fusiones de techno, reggaeton y músicas del mundo, contando con la participación de Irina. Bajo el pseudónimo Megajoy, Llanquín editó dos larga duración: Avidya (independiente, 2011) y Yonaguni (Michita Rex, 2012). Desde el año 2013 está radicado en México, dedicado a las artes visuales y la música. Respecto a las primeras, su trabajo se ha centrado en la producción y programación de videojuegos de autor; también en el diseño y producción de videos, sitios web y otros objetos (incursionando, incluso, en el diseño de vestuario). En lo referente a la música, desde 2013, formó junto a Delia Martínez, el proyecto de música electrónica en tiempo real HDXD. Durante el mismo año editaron el EP Demoticon por el sello mexicano Maligna. Con HDXD se han presentado en diversos festivales en México como Mutek y Nrmal 2014.